Una lectura de El pozo, de Juan Carlos Onetti

Si bien la historia narrada en El pozo posee innegables dosis de atracción, lo que dimensiona verdaderamente la pieza narrativa es el proceso escritural en el cual se inserta. A propósito de La educación sentimental Claudio Magris señaló que “Flaubert es un maestro de ese encanto que no nace del acontecer sino de la melodía […]

Leer más…

Pedro Marqués de Armas, un seco ruido atroz

Hay poetas que sostienen su ejercicio en la saturación de palabras; otros, en la avaricia o supresión de ellas. Pedro Marqués de Armas (La Habana, 1965) pertenece al segundo grupo. Aunque ese proceso de contención se alcanza plenamente a partir de su cuaderno Cabezas (2002), ya hay atisbos de esta poética en su primer poemario: […]

Leer más…

Hacia Los sentidos de la distorsión de Pablo Baler

El tráfico con el término barroco en los discursos sobre Arte comenzó en el siglo XVIII, con un marcado propósito descalificador. Toda forma barroca, barroquizante, era entendida como una desviación respecto de la armonía clásica que el Renacimiento alcanzó en muchas de sus expresiones. De ahí que lo barroco en aquel contexto se pensó como […]

Leer más…

“Indicios”, de José Kozer

Lo dice el título: “indicios”; de ahí que pretenda sólo mostrar/situar  brevemente el modus operandi poético de José Kozer a través de uno de sus poemas —entre los más de nueve mil que componen hasta hoy su obra—. “Indicios, del inscrito”, recogido en el libro Carece de causa (1988), visibiliza la operatoria barroca en la […]

Leer más…

Vecindades y divergencias entre Góngora y Quevedo

Par antinómico/análogo que comienza a exteriorizar la poesía moderna. El culterano Luis de Góngora y el conceptista Francisco Quevedo —odiándose uno al otro, pero a la vez necesitándose— fueron representantes de ese tipo de rivalidades que enaltecieron el espíritu hasta regiones tales que provocaron todo un quebradero y un (re)iniciar de la poesía en Occidente. […]

Leer más…

De lo Clásico y lo Barroco (A propósito de R. M. Rilke y G. Benn)

Tradúzcase clásico en tanto imposibilidad de metástasis poética; tradúzcase barroco en tanto posibilidad de inflexiones inéditas. Ambos, verdugos esenciales. Todo sujeto produce con y a partir de ellos. Pensémoslo de este modo: todo estilo/manifestación estética —incluso ética— se deriva del accionar barroco o clásico. Si se hubo de llegar a un ocultamiento del ser como […]

Leer más…